Noticias | Agenda

Medalla de oro a un "buen cangués"

"Para mi abuelo prevalecían Cangas y las fiestas del Carmen incluso sobre la familia", asegura Tim Herrero, nieto de Fernando Graña, premiado por Artesanos
07-07-2016 23:47
2 votos
Juan Fernández entrega la medalla de oro a Tim Herrero, nieto del homenajeado Fernando Graña. D. ÁLVAREZ

Juan Fernández entrega la medalla de oro a Tim Herrero, nieto del homenajeado Fernando Graña. D. ÁLVAREZ

"Para mi abuelo prevalecía Cangas y las fiestas del Carmen incluso sobre la familia, se desvivía por su pueblo y por la gente de aquí, y siempre sin pedir nada a cambio". Así definió a Fernando Graña, el homenajeado por la Sociedad de Artesanos a título póstumo, su nieto Tim Herrero, quien ayer recogió la medalla de oro que otorga la asociación encargada de tirar la Descarga el primer día de novenas, en reconocimiento a la implicación desinteresada del galardonado con la Sociedad y la Descarga.

Herrero aseguró que para toda la familia saber que Fernando Graña iba a ser recordado por Artesanos y distinguido con la medalla de oro supuso "un orgullo y una satisfacción muy grande porque es un reconocimiento a todo el trabajo que hizo durante muchos años, y a pesar de que se marchó para Bilbao y para Madrid, siempre siguió siendo cangués y manteniendo la tradición con orgullo y nos lo inculcó".

La elección de Fernando Graña como homenajeado por la Sociedad fue aprobada en junta por la unanimidad de los socios, que ayer destacaron de él que era "un buen cangués, estaba en Cangas cuando la ocasión lo requería y cuando se le necesitaba", dijo el secretario de Artesanos, Antonio Ochoa.

A pesar de emigrar de joven a Bilbao, Fernando Graña continúo manteniendo muy vivo su vínculo con Cangas del Narcea y cada vez que tenía oportunidad se escaba a su pueblo. Además, estaba totalmente integrado en las principales actividades canguesas, especialmente relacionadas con las fiestas, y en 1975 participó en la fundación de la peña La Andolina, que nació con la intención de reforzar la Descarga. Su amor por la peña lo trasladó a las siguientes generaciones de la familia, que fueron formando parte de ella. Además, formó parte de la directiva de la Sociedad de Artesanos. Su nieto subraya que le gustaba "mediar e involucrarse para que todo funcionase bien".

Visiblemente emocionado por el acto de tributo, Tim Herrero recordó que su abuelo pertenecía a una generación que llevaba a Cangas en las venas, a pesar de estar lejos de su tierra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook