Noticias | Agenda

Ferias y mercados bajo el Pilar

La oferta de Gijón para los días del puente se multiplica gracias a mercados como el de desembalaje, donde la ropa "vintage" se convierte en el principal atractivo para los visitantes
12-10-2017 23:35
0 votos
Multitud de gijoneses y visitantes pasean por la calle de Claudio Alvargonzález. ÁNGEL GONZÁLEZ

Multitud de gijoneses y visitantes pasean por la calle de Claudio Alvargonzález. ÁNGEL GONZÁLEZ

Gijón engorda su oferta comercial por el puente de la Hispanidad. A la XVIII Edición de la feria de desembalaje hay que sumar la tercera edición del "Pop Up Market", el mercado ecológico y artesano, ubicado en la Plaza Mayor y el "Top Market", que comenzó ayer en el Hotel Asturias y en el que los usuarios pueden adquirir artículos de moda, bisutería, joyería y artesanía. El mercado "Pop Up Market", que abrió sus puertas por tercera vez en los Jardines de la Reina, los veinte comerciantes participantes pudieron exhibir sus productos, aunque sin posibilidad de compra para los visitantes. "Es un evento que sirve para promocionar productos de comerciantes de la ciudad. Se exponen como en los escaparates", explicó Carmen Moreno, de la Unión de Comerciantes del Principado, quien también destacó la gran afluencia de público durante todo el día, y para quienes hubo también animación musical.

El recinto ferial Luis Adaro acoge, por su parte, otra edición de la feria de desembalaje. Cuatro jornadas de intenso trabajo para los comerciantes llegados de muchas ciudades de España, pero también de Francia Portugal, Gran Bretaña y Alemania. Los visitantes tienen en los 90 expositores una amplia oferta de antigüedades, entre ellas, artículos de coleccionista, muebles, joyas, relojes, vajilla, libros y ropa.

La moda lleva ventaja respecto a otro tipo de artículos. El regreso de la ropa "vintage" ha disparado las ventas en este tipo de ferias. "Lo antiguo está otra vez de moda y eso se nota en la caja", declaraba Julián Rodríguez, uno de los comerciantes. "Cada vez se ven más tiendas de ropa 'vintage' por las calles y eso tiene tirón incluso entre el público joven", añadía. En el mismo sentido se manifestaba Ángel García. "El primer día de feria está transcurriendo bastante bien en términos de ventas", explicaba García, quien ostenta un negocio de ropa de piel en Salamanca. "Venimos mucho a las ferias que se celebran en Gijón porque aquí en Asturias hay clientela muy entendida en moda y pieles", sentenciaba.

Marisa Montes acudía a la feria "en busca de alguna prenda diferente, de la que no se encuentra en las tiendas que se ven por la calle", apuntaba. Los vinilos también encuentran en la feria de desembalaje su público de referencia. "Hace cinco o seis años que los vinilos ganaron protagonismo y cada vez son más los clientes que buscan nuevos discos", apuntaba Alejandro Arnaiz, que también lamentaba que, "desafortunadamente para los pequeños comerciantes, este tipo de discos hoy en día pueden ser adquiridos en los grandes almacenes con más facilidad".

Algunos de los visitantes prefirieron ir sólo a mirar. Como Ainhoa Cruz, aunque en su caso, "no descarto comprar algo, aunque sea de decoración para la casa, porque hay algunos baúles muy bonitos", reconocía.

En la feria también hay cabida para los talleres gratuitos de manualidades. Ayer, la firma ovetense "La Bicicletta Rossa" ofreció una clase de "chalk paint", una moderna técnica de pintado de muebles. La feria de desembalaje es, en definitiva, un espacio donde encontrar objetos genuinos entre las más de 40.000 piezas exhibidas. Y para quien busque otras propuestas ya sabe que en la playa Mayor, el hotel Asturias y los Jardines de la Reina también hay dónde mirar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook