Rutas BTT

Vuelta por Fayéu y San Frechoso

0 votos

Oviedo - Asturias

La ruta, aunque no nos sitúa a gran altitud, presenta balcones con grandes vistas de la zona central

Oviedo, Víctor GUERRA
A veces no nos damos cuenta de las posibilidades que puede tener tal o cual paraje para una práctica lúdico-deportiva como es la bicicleta de montaña. Eso fue lo que nos pasó con la zona de Olloniego y la cordal del Fayéu. Lugares en los que ya había trabajado con el tema de senderos, pero que nunca había enlazado en un recorrido circular de las características del que aquí presento: de medio día y de fácil acceso y realización. Así fue cómo enlazamos un pequeño bucle alrededor de Olloniego y San Frechoso, que aunque no nos sitúa en una gran altitud, presenta balcones que nos ofrecen unas de las mejores vistas sobre la zona central de Asturias.
El punto de partida en Olloniego es la iglesia de San Pelayo. Hay un buen sitio para dejar los vehículos y para tomar un café y desde este punto se emprende la marcha por zona urbana rumbo SE, siguiendo la AS-242 y yendo paralelos al río San Frechoso.
Una primera bifurcación por la derecha, cruzando las vías del tren. Se va la citada carretera hacia el Alto del Padrún y nosotros seguimos de frente por la antigua carretera que entra hasta las abandonadas instalaciones mineras del Pozo de Olloniego.
Tal carretera se deja ciclar bien, sin problemas de seguimiento, pues las marcas del GR 100 nos ayudan en la tarea. Al poco nos vamos a la derecha hacia el ramal que pasa por delante del desvío hacia Labayos, siguiendo el ramal que sube hacia San Frechoso, siempre por asfalto.
A los 2,1 km abandonamos el carretil asfaltado para meternos en los llamados Cuarteles, para, ya por zonas más ruralizadas y salvajes, desembocar en el núcleo duro de las instalaciones mineras, que presentan una escena dantesca, con los edificios despanzurrados por el abandono. Pasamos por delante de la instalación para ir virando casi en redondo a la derecha, colocándonos al otro lado del valle y de cara a Olloniego.
La subida, pese a la presencia abundante de barro, se deja ciclar, pues los desniveles no son excesivos y menos a la altura de Fierro, ladera que baja de Les Fontiquines. Seguimos ascendiendo a buen ritmo observando lo impresionante que fue esta instalación minera, pues sus restos son numerosos.
Ganamos altura mirando ahora hacia el Oeste, sin posibilidad de pérdida. De pronto, tras un par de portillas, una bifurcación, el ramal de la derecha va hacia el pueblo de Casares; hacemos caso de las indicaciones montañeras, con sus marcas blancas y rojas del GR, y seguimos por la izquierda remontando algunos repechos que pronto nos dejan en el Alto del Padrún, habiendo salvado desde el Pozo hasta tal punto unos 125 m de desnivel en apenas 1,5 km de longitud.
En el Alto del Padrún podríamos tirar por la carretera abajo hacia La Peña, pero el día está para dar pedales, por lo que seguimos las indicaciones del GR 100, que cruzan la carretera y se van dirección a Valmurián. Los repechos ahora son más duros, pero el asfalto y los perros del lugar nos ayudan a salvar el trecho hasta llegar al desvío hacia Sardín, punto en el cual se continúa por la izquierda hacia Valmurián de Arriba. Los perros se vuelven locos por nuestros perniles y nuestras ruedas.
Seguimos rodando con la imagen de la Sierra del Aramo por encima de la Sierra de Llagos. Los dos núcleos de Valmurián ya son agua pasada, pues antes de entrar en el de Abajo nos vamos por la izquierda por un rompedor sendero, señalizado como SL 1, que toma rumbo hacia el fondo del valle.
El descenso por el sendero amenaza con colocarnos en los tejados de la fábrica Thyssen, pero ya duchos en esta materia de los triales en bajada, bajamos salvos y sanos hasta Baíña, donde tomamos el rumbo hacia La Pereda y Ablaña de Abajo, para rodar por la senda fluvial que entra en Mieres.
La senda se deja ciclar, y más a esta hora tempranera en que casi no hallamos personal dándole al calceto, por lo cual en un pispás cruzamos por el puente La Luisa para llegar a La Peña por el amplio arcén de la N-630 y ver de paso la única tumba evangélica fuera de un cementerio dedicada al fundador de la fábrica de Mieres, a Numa Gilhou.
En unos minutos estamos en la rotonda que nos da acceso hacia La Peña y de ahí a un desvío de nuevo a la izquierda, en franca subida por asfalto por el PR.AS 191 en dirección al caserío de Escalá. Entramos de esta manera en otro valle, el de San Tirso, y dejamos atrás el que baña el río Caudal.
Ganados unos metros, la subida nos deja en zonas hormigonadas cuya buena señalización nos lleva sin pérdida alguna dirección a La Frecha. Antes de llegar, una indicación con dos postes nos invita a seguir por un ascendente sendero que busca el pueblo de Arzolá. Rodamos a la vez que contemplamos las obras de recuperación senderista de la brigada de prejubilados mineros de Mieres que trabajó en la zona.
En Arzolá aparece de nuevo el hormigón que dejamos unos metros más allá para encajarnos en el sendero que busca a media ladera el pueblo de La Vara. Otro tramo de asfalto hasta Les Cruces y de nuevo estamos en un amplio camino que, ya en franca subida y con tramos en muy malas condiciones, concluimos en el caserío de El Nozal.
Pasamos en medio de la finca para entroncar con un camino por el que sube el PR-AS 40 que viene de San Tirso y que busca, al igual que nosotros, la Campa del Trave, ya en plena sierra de Fayéu.
Ciclamos lo que podemos, pero no siempre la destreza, el taqueado de las cubiertas y el estado de los caminos, muy mojados en esta época del año, nos permiten progresar ladera arriba. Motivo por el cual llegamos a la mina de cinabrio de El Nozal con las trotonas de la mano, aunque tampoco es que nos vaya mejor el tramo que nos queda hasta la Campa del Trave. Son repechos cortos pero durísimos; aún empujando tenemos problemas de subida.
Por fin alcanzamos la Campa del Trave, en plena Sierra de Fayéu. La vista es impresionante miremos para donde miremos. Enfrente, el escondido caserío de San Frechoso.
El PR.AS 191 gira a la izquierda, y el trío de ciclomontañeros formado por Chus, Juan Carlos y el que suscribe nos vamos por la derecha acompañando al GR 105.1 de Mieres-Covadonga, y al PR.AS 40, quedando con la boca abierta frente a los repechones para subir a Peñas Albas y un poco más allá al Pico Escobín.
Ganado éste, evidentemente todo ello andando y con dificultades, no queda nada más que bajar dejando la subida a la derecha hacia el Pico Berrubia. Nuestro camino es evidente: busca el Norte y la zona del Prau del Gatu, dejando de lado el ramal que va a Les Escobadielles, o sea, que giramos hacia la izquierda para tomar por las pistas mineras que bajan al Pozo Olloniego.
Juan Carlos (Morcín) deja atrás dos cámaras, una por pinchazo y otra por llantazo, pues la bajada hacia las instalaciones mineras es de órdago, mucho regodón suelto y mucha arena en algunas partes, lo que aconseja prudencia, que es lo que le falta a Morcín. Jesús baja con seguridad a plomo y en apenas unos minutos ya damos vuelta a la sierra de San Frechoso. La Camperona, el Fayéu, el Prau Monte son zonas que vamos dejando atrás camino de las instalaciones del Pozo Olloniego metido en lo fondero de la ladera.
Aquí todavía podemos ver escombreras sin recuperar en las que las motos de trial hacen sus piruetas y eslalon. Nosotros seguimos en la zona bajera del valle por un amplio camino que debemos abandonar para doblar en redondo hacia las instalaciones mineras que se encuentran más abajo.
En plena escombrera minera el camino hacia Malpica y Olloniego está claro, se abre paso por la vertiente norte de la ladera por encima de la riega del Fayéu, y nos coloca de nuevo en la bifurcación de las instalaciones mineras de Olloniego, punto de desvío hacia el ramal por el que subimos hacia el Padrún hace apenas tres horas y media.
Sólo nos queda retomar el camino traído y meternos en un santiamén en Olloniego, dando así por cumplida una bonita ruta para alguien que desee pasar un mañana agradable y con vistas impresionantes sobre Picos, Peña Mayor, Aramo y la Cordillera, un espectáculo digno de ver y de ciclar.

Tipo de ruta: Circular, con salida y llegada en Olloniego.
Recorrido: Malpica-Alto del Padrún-Baíña-Ablaña-La Peña-Arzolá-El Nozal-Campa del Trave-Malpica.
Longitud: 27 kilómetros.
Horario: 3,30 horas.

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de