Rutas BTT

Pedaleando camino de Muniellos

0 votos

Cangas del Narcea - Asturias

Un recorrido por los límites de la reserva integral con salida y llegada en Agüera de Vegaperpera

Víctor GUERRA
La idea para el pasado fin de semana era ciclar dos etapas del GR 203, parte de las que unen los dos lados del bucle. Se trataba de un radio transversal de este camino que va desde Abanceña y une como pivote Trasmonte para proseguir y del que va hacia el Sur, hacia las tierras altas de Rañadoiro, dado que ya habíamos rodado por el ramal que va hacia Cangas del Narcea. Con ciclar las etapas de Abanceña a Moal nos dábamos por contentos, pues de este modo podríamos beber y catar parte de las esencias que guarda este territorio y esta ruta que pasa por los límites de la reserva integral de Muniellos.
Lo que tienen de complejo estas rutas lineales es la logística, pues siempre hay que ir con dos vehículos, coger taxis, no siempre disponibles, o rodando más kilómetros de la cuenta. De ahí que la idea en este caso consistió en dejar el vehículo en el pueblo de Vegaperpera.
Lo cierto es que un día como el del pasado sábado, ideal para inaugurar la temporada de esquí, no era el mejor para salir en bicicleta de montaña, pero, como utópicos ciclistas ilusionados que somos, tras unas horas de viaje infernal en medio de la lluvia teníamos la remota esperanza de que el tiempo viraría a mejor.
Así fue como nos pertrechamos a base de chupas de Gore Tex y culotes y guantes de Winstoper tras dejar el coche en el pueblo de la Agüera de Vegaperpera, al pie de la carretera AS-29 y a dos escasos kilómetros de La Regla de Perandones.
Y aunque el GR empieza en Abanceña, optamos por ciclar camino arriba para ir entrando en calor. Y uno entra nada más dejar la carretera general AS-29 y tomar el desvío hacia Abanceña, porque la cosa se pone pindia y exigente, o sea, que paellera en el piñonaje, atrás y adelante, y camino de Abanceña.
Es una subida larga y retorcida por cuyo ramal de acceso asciende toda una amplia gama de vehículos, lo cual ya da la medida del trasiego que existe por estos lares. Son pequeños pueblos dispersos por la zona con un buen conjunto de población.
Cogemos un buen desnivel en las revueltas de Campa de Allá, y a la altura del desvío de Prediello, que se deja a la derecha, la carretera da la sensación de que se suaviza, pero para ir mitigando su dureza vamos charloteando, también para que el día y la ruta no se nos hagan más duros aún, pues el descampe del aguacero ha sido parcial y jarrea agua de lo lindo.
Seguimos buscando en el horizonte Abanceña, pero en el trayecto van apareciendo en su lugar Valle o el Viso. Como sombras fantasmales se ven algunos vecinos a las puertas de sus casas y cuadras, asombrados de ver aparecer a tres fantasmas en bicicleta en medio de un día de perros.
Al final, la situación se suaviza a la altura de Casares y los cazadores nos indican que todavía debemos subir un poco más hacia Abanceña, que se encuentra en la empinada cuesta de Peñas Altas.
Al final, damos con el panel de inicio del GR 203, que nos indica el nacimiento de la etapa, y nos volvemos a echar carretera abajo, sin apenas indicaciones del GR, camino de la encrucijada de Casares. En este punto pronto se ve un pequeño poste direccional del GR que indica que se debe entrar en el pueblo y seguir el estrecho carretil rumbo al pueblo de La Escrita, bordeando a media ladera de la Fontanina.
La lluvia no cesa y, dada la altura, a casi 950 metros, el frío se nos va metiendo por la partes más débiles, los pies y las manos. Toyos se queja, yo aguanto y Polchi no dice ni pío, esta claro que lo de él es el agua, como palista que fue.
Otro claro desvío señalizado con flechas del GR indica que a Villar de Bergame hay tres kilómetros y que Abanceña ha quedado a unos seis.
Llegamos a a la pequeña aldea de La Escrita y, cruzando por un lateral la localidad, tomamos rumbo Sur para doblar bajo el pico Carboneiru hacia el Oeste, cerrando de este modo el bucle. El día aún se pone más aciago y ya la altura se deja notar en la frialdad del día, que experimentan nuestras extremidades.
Menos mal que la ruta es plana y nos va llevando por buenos terrenos hacia el Teso del Carboneiru. Buenas pistas que ahora están en fase de reconstrucción o de ampliación y que no permiten bajar tan rápido como quisiéramos, pues, aunque el cuerpo pide caña, el frío y el agua nos la jugarían, por lo cual, «piano, piano», nos vamos echando abajo siguiendo las débiles señales del GR, marcas pintadas en blanco y rojo con algún que otro refuerzo de señales verticales.
La ruta, pasado el Teso del Carboneiru, da ahora dos o tres revueltas y se echa abajo sin contemplación hacia la localidad de Villar de Bergame. Lo que apenas se vislumbra es precioso y enfrente, al otro lado del valle, se aprecian la cordal que da a Moal y los puros territorios de Muniellos, pero, a juzgar por la cara del personal, creo que la aventura concluirá pronto sin dar cuenta de la otra etapa que teníamos planteada.
Sin apenas darnos cuenta, nos metemos en Villar de Bergame y no encontramos señalización alguna, o al menos no la vemos. La lluvia arrecia y optamos por ir buscando las huellas del GR por la carretera adelante. No vemos nada y de poco nos sirve el libro rutómetro de Antonio Alba, primero porque el agua nos ha calado tanto que ha pegado las hojas unas con otras y luego porque no hemos reconocido el desvío en Villar. Nos lo hemos saltado y vamos carretera adelante sin remisión, pues cuando nos damos cuenta del error ya es tarde, y nadie quiere dar la vuelta a buscar las señales. Nos vamos directamente, poco a poco, carretera abajo, hasta desembocar de nuevo en Agüera de Vegaperpera, cerrando de este modo el bucle y dejando para mejor ocasión la siguiente etapa.
Esta ruta se puede combinar y hacer más larga realizando la de Corias-Defradas. En la parte alta del cordal hay una desviación que nos mete hacia el Sur rumbo a Abanceña y que puede ser un buen complemento para no tener que hacer ida y vuelta de Corias Defradas.

Tipo de ruta: circular.
Punto de salida: Agüera de Vegaperpera.
Punto de llegada: Agüera de Vegaperpera.
Puntos del recorrido:Abanceña, La Escrita, Villar de Bergame, Agüera de Coto.
Longitud de la ruta: 23 kilómetros.
Duración: 3 horas.
Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 800 metros

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de