Rutas BTT

En el extremo oriental de Asturias

0 votos

Ribadedeva - Asturias

Una ruta por el concejo de Ribadedeva con buenas panorámicas de los Picos y la cornisa Cantábrica
 

Víctor GUERRA
En estos días de invierno los ciclistas de montaña buscamos solazarnos con recorridos que puedan aportar cantidad de emociones y la posibilidad de acortar o alargar los recorridos según conveniencia y circunstancias, como las meteorológicas, lo cual me llevó a proponer una ruta de muy factible realización, en líneas generales.
Lo mejor es tal vez dejar el vehículo en Colombres o en Panes. Nosotros optamos por lo segundo, aunque es indiferente cualquiera de las dos opciones. Dejado el vehículo y los pertrechos en Panes, en el mismo puente sobre el río Cares-Deva, se debe arrancar por el ramal asfaltado que sube como el rayo hacia la altozana aldea de Alevia. La subida, de unos tres kilómetros, deja poco margen para la tranquilidad, pues, sin ser exigente, es mantenida. En Alevia, ante su imponente torre de mediados del siglo XX, se puede contemplar la mansedumbre del doblamiento de Panes, acostado en el amplio remanso que allí se ha originado al pie del encuentro de los impetuosos ríos Cares y Deva.
La bruma nos deja poca opción para vislumbrar los cordales y picos, por lo cual optamos por seguir el PR que aquí nace. Cruzamos el pueblo y vamos buscando las marcas blancas y amarillas en el nuevo trazado de hormigón que trepa a base de durísimas rampas hacia un venteado collado al pie del pico Llueres. El desarrollo, a tope, tanto el mío como el de Morcín, Fierros y Chus Toyos, porque la pendiente no deja lugar a dudas sobre lo que hay que meter para ganar los quinientos metros de desnivel existentes.
En lo alto del collado se vislumbran a la derecha los oblongos valles cántabros por encima de Buelles, que presentan una orografía y una red de sendas muy apetecibles para nuevas aventuras ciclomontañeras. Concluida la ascensión, nos metemos en un trazado más plano, que vapor la vertiente norte del citado pico, pasando por Praos del Medio y Pidrahita, zonas fáciles de rodar, pues ya se ha ganado prácticamente toda la altura posible, a falta de algún que otro metro.
Sobrepasamos un ramal a la derecha, en bajada, al que debemos retornar, y nos vamos de frente por los trazados mineros, que pronto colocan en la zona del Cueto de la Hoya de Antón. Vamos cerrando el bucle dando la espalda a la vertiente marítima del recorrido para tomar rumbo Sur hacia el collado de Camones, en plena instalación minera de El Pilar, hoy ya abandonada, aunque los restos de la maquinaria y las trincheras de excavación siguen siendo muy visibles.
La ruta tuerce en Camones hacia la derecha, pues, de lo contrario, nos iríamos de nuevo hacia Alevia. El camino minero, muy visible, nos lleva hacia el pico El Paisano, pero éste, como siempre, se esconde detrás de otros picos. Cuando subimos al cueto del Teju, presidido por una instalación de Retevisión, llevamos casi diez kilómetros de ruta.
Merece la pena saborear la atalaya del Teju mientras contemplamos las dos vertientes: la marítima, sobre la Sierra Plana y toda nuestra ruta, y la montañera de los Picos de Europa, sumergidos en una densa neblina. Culminada la observación, retomamos el camino andado por entre praderías y majadas para buscar el ramal que nos lleva, ladera abajo, hacia la zona de Ribadedeva. Tras encontrar este camino, debemos seguir casi de frente, pero en bajada, abandonando la ruta que traíamos y metiéndonos en la bajada abierta y de firmes movidos y blandos, que pueden dar más de un susto. No es una bajada larga, pero tiene sus momentos cruciales y sorpresivos.
Damos con el lugar de la Fuentona y seguimos hacia el praderío de Sel, ya en la parte más plana de la bajada. En esta última zona hay una bifurcación; tomamos el ramal izquierdo, que lleva a La Ercina y La Argañosa, para concluir en la carretera de Boquerizo. Aquí existe la posibilidad de acortar la ruta, para lo cual se viraría a la derecha y, carretera adelante, hasta Noriega y Panes.
Un giro a la izquierda, y seguimos por el ramal asfaltado, cruzando Boquerizo camino de La Cotera, dejando el eje asfaltado para virar al Norte por un corto repecho que nos brinda vistas sobre las laderas de la Sierra Plana. Bajamos por el ramal que hemos tomado para desviarnos de nuevo, esta vez por firme de hormigón, y antes de llegar a Parrade, en La Solana, tomar un desvío a la izquierda que va hacia el Molín de Pisa.
La sierra del Cuera, con el promontorio del pico El Paisano, va a presidir todo el recorrido, bien se vaya en una o en otra dirección. Parece que el camino concluye, pero pasamos por debajo de un tendejón y un pequeño puente sobre el río Cabra y vamos ascendiendo por tramos duros con firmes de tierra que nos suben por entre praderías y aislados caseríos y cabañas hacia Murios, entroncando con el carretil asfaltado que va a Santa Eulalia de Carranzo.
Para subir hacia la Sierra Plana se asciende hasta la iglesia parroquial de Carranzo, a cuyo pie, en un lateral, sale un empinado camino de firmes de «enrollado» y tierra, que concluye en la carretera que va desde la Sierra Plana hacia Buelna. Se sigue por ella hasta casi empezar a bajar, ya en la vertiente de Buelna, y ahí se vira a la derecha para tomar por el sendero costero E-9, que va por toda la Sierra Plana adelante.
De nuevo, otra parada en el mirador de Sierra Plana para contemplar la rasa costera, los bufones y los recovecos que hace la bravía marca cántabra. Un tentempié en plena observación nos permite seguir en un despejado día dando pedales hacia La Franca, siguiendo las destartaladas señales del GR E-9, víctimas del vandalismo más feroz. El trazado nos va dando sorpresa tras sorpresa, pues ante nuestras ruedas salta algún que otro corzo o gamo, ajenos a los cazadores, que ya se han cobrado el jabalí del día y que no andan muy lejos.
La bajada hacia la Ubrade y el Cagigal se hace a toda velocidad hasta cruzar de nuevo el río Cabra, entrando en La Franca pero virando de nuevo hacia el Sur, antes de tocar la carretera nacional 634 y seguir, de este modo, el trazado del GR E-9, que nos evita el tráfico y nos va llevando por carretiles locales. Los abandonamos para adentrarnos en tramos más rurales por la sierra y Ahijo, llegando así a unas instalaciones de golf a las puertas de Noriega.
Por estos lares se pueden hacer mil y una variantes, hasta entrar en Colombres. Nosotros optamos por seguir hacia Panes, por lo cual, al empatar de nuevo con la carretera Boquerizo-Noriega, viramos a la izquierda y proseguimos por entre el nuevo crecimiento urbano-residencial para seguir ya por la AS-343, que se echa valle abajo buscando el fondo de valle por la zona de Narganes hasta concluir de nuevo en Panes, con unos cuarenta kilómetros de ruta.

Tipo de ruta: circular.
Punto de salida: Panes.
Punto de llegada: Panes.
Puntos del recorrido:Alevia, pico El Paisano, Boquerizo,Tresgrandas,Sierra Plana, La Franca, Noriega.
Longitud de la ruta: 40 kilometros.
Desnivel acumulado de ascenso: 1.484 metros.
Desnivel acumulado de descenso: 1.482 metros.
Horario: 5 horas

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de