Rutas BTT

Las brañas de Naraval

3 votos

Tineo - Asturias

Un recorrido por los paisajes del occidente asturiano que habitaron los vaqueiros de alzada

Víctor GUERRA
Los entornos del occidente asturiano son unos grandes desconocidos tanto para el mundo de la montaña como para los ciclomontañeros, donde en general sólo hay ojos para los grandes picos y cordilleras. No hay nada más que ir a los anaqueles de las bibliotecas y ver cuántos libros y capítulos hay dedicados a estos cordales de la Asturias occidental, en muchos de los cuales hubo un intenso laboreo pastoril y ganadero muy ligado a la trashumancia.
Por eso, un pequeño grupo de Asturcones escogimos estos parajes para ir descubriendo entre estos cordales las escondidas brañas donde la realeza asturiana de la trashumancia ha desarrollado parte de su vida, en este caso los vaqueiros de alzada. Por eso también escogimos Naraval para una aproximación al mundo de las brañas y de los vaqueiros. La propuesta arranca de Naraval y tomamos la carretera AS-219 en dirección a Navelgas. Dos curvas hemos de tomar antes de desviarnos a la derecha por una amplia pista que nos lleva a Casa de Ríos, que está encima de Naraval.
A esta bonita casa también se llega desde el propio pueblo del que hemos salido. Aunque la pendiente es mayor, entre la casa y la cuadra se toma un camino que nos va subiendo sobre el valle cruzando el arroyo del río, y virando por la pista principal intentando esquivar el pequeño borde orográfico de la Vuelta a Varales. Los caminos abiertos por los trabajos forestales dan lugar a confusiones, pero pronto daremos con la carretera que sube Businán.
Se gira a la derecha y vamos por ella en leve subida y luego en plano, dejando antes un ramal que se nos abre a la derecha junto a un buen montón de madera. Si tomamos esa pista, iremos sin pérdida hacia la braña de Fuentes. El pequeño grupeto de Asturcones BTT –Carlos Colhelo, Chus Toyos, Poldo Figueras, Ricardo Mojardín y el que suscribe– sigue por la carretera dejando el cordal de la Bobia a nuestra izquierda y yéndonos hacia Mosterizo. Aquí estábamos dilucidando qué hacer, si seguir camino de Businán por asfalto, cuando acudió en auxilio de estos xaldos un vaqueiro en su trotona de ruedas gordas, Victorino Gallo Berdasco, de Candanedo, que pronto se ofreció a acompañarnos en nuestra andanza.
A las puertas del pueblo, un empinado camino en rápido ascenso nos permite subir a lo alto del cordal, al Portiecho de la Bobia de Monterizo, que nos da bellas vistas sobre el valle de Navelgas y la Sierra de la Cogocha. Viramos a la derecha bordeando un par de picos, entre ellos el que da nombre a la braña de Fuentes y en el que, según Victorino, ya quedan nada más que unos tres o cuatro vecinos. Nos va dando un recital de propiedades y propietarios de estas tierras, vaqueiros de pro algunos.
La collada de la braña es un venteado coterón que da vista a los dos valles sobre los que pivota nuestra ruta. Seguimos nuestro track teórico, que nos va llevando sin problema alguno por encima de la braña para bordear el pico Cañón por la derecha a media ladera. Llegados al collado cimero por encima de la braña, el sendero bordea las laderas de La Chomba de Cutaradiellos hacia La Peñona. Es un sendero estrecho que nace al pie del collado y que hay que tomarse con calma, pues la ladera tiene un fuerte grado de pendiente y al menor descuido uno se puede ir ladera abajo.
Aunque Victorino Gallo no pensaba que pudiéramos pasar, ciclamos todo el sendero hasta un collado en la Sierra de Buseco por el que llega de las antenas otra vieja trocha en descenso. Desde aquí vemos los pueblos vaqueiros de Eirías y Concernoso. La ruta, ahora ya más clara y con una faz más ancha, se dirige hacia Folgueras a media ladera, por debajo de la Peña la Gallega.
En un descenso bonito y sin mucha complicación, vamos llegando a Folgueras, donde unos vaqueiros ven asombrados a seis xaldos en BTT pertrechados en medio de la calorina del mediodía. En Folgueras, Victorino nos conduce sin solución alguna por la carretera hacia Candanedo, su casa natal, a cuya sombra damos cuenta de las viandas y rechazamos el pan y los callos que se nos ofrecen, porque de aceptarlos luego ya no ciclaríamos más. Pero seguimos hasta concluir el carretil asfaltado que muere al pie de una casa y cuadra a la sombra del Estoupo.
Pasamos por entre la casa y la cuadra para seguir hacia el vértice de la riega de Brañanueva, a cuyo pie tomamos una pista que entra por el pinar abajo entre el Llano del Estoupo y Los Gordos, yendo en dirección a Buschumoso y girando por encima de la riega de Los Gordos. Dejamos algún que otro ramal y seguimos hasta un poco antes de la citada riega, donde cogemos el ramal de enfrente.
La ruta está siendo un auténtico descubrimiento de los parajes vaqueiros. Habíamos rodado por estos lares alguna vez, pero metidos entre la niebla y sin saber muy bien dónde estábamos. Ahora lo tenemos claro y gozamos como verderones de los paisajes y de las vistas, a la vez que reconocemos la dureza del territorio en el que tuvieron que vivir los vaqueiros. Me vienen a la cabeza los cantos de Rafa Lorenzo y los poemas vaqueiros de Peltó.
Teníamos previsto bajar hacia el valle de la Montaña, pero dado lo avanzado del día concluimos parte del recorrido en Aristébano, pues la pista nos deja en la carretera que entra en Escarden. Seguimos por ella hasta dar con la que cruza desde Luarca a Navelgas (AS-219) y seguimos hacia la venteada capilla de Aristébano, faro radiante para los visitantes de la zona, pues su blanca silueta se distingue y sirve de referencia constantemente.
Emprendemos la marcha por el track que nos habíamos trazado, sin bajar a la zona de Montaña, o sea, que seguimos subiendo por la carretera que sale de la capilla para desviarnos en la primera pista que sale a la derecha. Poco a poco vamos metiéndonos en lo denso del pinar, a la vez que las pistas van presentando una faz cada vez más cerrada, donde los cotoyales hacen estragos.
Bajamos pues paralelos a la carretera AS-219 por debajo del pico Agudo, llegando en un santiamén a Naraval con la sensación de que los densos cotoyales de La Rampla nos pasarán factura al día siguiente. Pero habrá merecido la pena por los bellos paisajes y el estupendo recorrido bordeando el valle de Naraval.

Tipo de ruta: Circular.
Punto de salida: Naraval.
Punto de llegada: Naraval.
Puntos del recorrido:Fuentes, Candanedo, Aristébano.
Longitud de la ruta: 30 kilómetros.
Desnivel acumulado de ascenso: 1.220 metros.
Desnivel acumulado de descenso: 1.239 metros.
Horario: 4 horas.

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de