Rutas BTT

Por las sendas de la Montaña Central

0 votos

Mieres - Asturias

Uno de los múltiples circuitos que permite la red de senderos de esta comarca, de Olloniego al Fayéu

Víctor GUERRA
La finalización de la nueva Senda Verde o Senda Fluvial, que va desde Soto de Ribera a Olloniego, aporta amplias posibilidades de realizar diversas excursiones por uno de los valles de la Montaña Central tal vez más olvidados. Por ese motivo nos propusimos estrenar la obra que marcha a la orilla del río Nalón, para dar rienda suelta a nuestros pedales y poder coronar la cordal de Fayéu, balcón por excelencia de buena parte de la Montaña Central. Nos juntamos temiendo lo peor con relación a esta alocada climatología, pero el día se portó y, finalmente, un pelotón de cierta entidad salió de la pequeña área recreativa de Soto de Rey, el lugar donde arranca la Senda Fluvial, que, por Vegalencia, busca el rumor del río Nalón durante un buen rato hasta Olloniego.
Se parte de Vegalencia y, tras concluir el primer tramo de senda en la zona del puente, se marcha por la carretera unos metros hasta entrar de nuevo en la Senda Fluvial, que lleva directamente a Olloniego. Es un plácido paseo, amplio y con rincones sumamente interesantes e insospechados, y más cuando uno baja hasta rozar las aguas del Nalón. Tras este sorprende encuentro, el sendero va remontando el río hasta desembocar en Olloniego.
Aquí no hay otra alternativa que seguir las huellas de la carretera marcada, como el GR 100 de la Ruta de la Plata, marcas blancas y rojas que empiezan a desaparecer tras dejar el desvío a la izquierda que va a la Mortera. Se sigue por el ramal que va de frente al pozo Olloniego, carretera adelante, hasta pasar un túnel para llegar en un periquete a las propias instalaciones mineras, hoy abandonadas.
En este punto, el trazado, que sigue las huellas del GR 100, gira a la derecha cambiando de rumbo, pues el Norte lo llevábamos a la espalda y ahora nos encaramos con él para subir hacia el Padrún por las laderas de los Fontiquines. La subida en esta época presenta bastantes charcales de agua y zonas algo barrosas, pero se deja ciclar bastante bien, dando una interesante vista sobre el valle de Olloniego.
El trazado nos saca al alto del Padrún, que cruzamos con cuidado para tomar por la carretera de Valmurián. Aquí combinamos dos senderos, el GR y el SL. AS 1 Sierra de Llagos. Un camino a la izquierda con una entrada ya algo empinada da paso a unos tramos técnicos con cierta complejidad, mucha hoja suelta, algún que otro salto y lajas resbaladizas con tramos de camino muy inclinado que nos lleva hacia donde la inclinación desea. Poco a poco se va bajando hacia el fondo del valle, hasta concluir en San Bartolomé de Baíña, donde se gira por la MI- 9 hacia Loredo, aunque antes debemos cruzar la carretera nacional 630, con sumo cuidado. Se entra en Loredo, pueblo en cuesta cuyo carretil habrá que dejar cuando lleguemos a estar bajo un altísimo puente de bella factura. Saldremos por la derecha para poder subir a su lomo y, de esta manera, ganaremos la Senda Verde de Loredo, o sea, que hemos hecho un trozo del PR-36 valle de Loredo, que sube hacia al Collado Pando, cuyo itinerario dejamos para seguir por el ramal derecho según hemos subido a la Vía Verde de Loredo, que nos llevará por encima del valle de Baíña, y a media ladera, con tramos muy bonitos hasta desembocar en Pereda.
Hasta Ablaña, se toma otro tramo de asfalto, que corresponde a la MI-1, y nos dirigimos por la Senda Fluvial de Ablaña, con cierto cuidado con los paseantes, hacia al puente La Luisa, pasando desde aquí ya por carretera general hasta la rotonda de La Peña, al pie de la villa de Mieres. Cogemos en la rotonda el ramal que entra hacia el valle de San Tirso. Hasta aquí hemos ido un poco solteros, o sea, que no hay marcas; éstas comenzarán al pie de las instalaciones educativas de La Peña, donde encontraremos el panel de inicio del PR. AS-193, ruta del valle Miñera. Seguimos las bandas, en esta ocasión blancas y amarillas, de «pequeño recorrido » y, cruzando la carretera, nos metemos por el doblamiento de La Peña en busca de El Tarronal y Arzolá.
El cambio es brusco, pues los rampones, aunque hormigonados, nos obligan a meter desarrollo. No hay problema en seguir la ruta, pues el marcaje es correcto y está aguantando bien todas las inclemencias. Se sigue por tramos amplios, hasta que una señalización indica que debemos abandonar lo cómodo del camino e irnos por un sendero ya estrecho y con alguna que otra tachuela hasta Arzolá.
Cruzamos Arzolá en dirección Este para proseguir un buen trozo por un sendero hasta desembocar en la carretera que sube a las Cruces, y trepamos por el carretil hasta el citado pueblo, donde concluye la carretera. Ahora nos queda trepar con la BTT en la mano, al menos en 800 metros, para después llegar al último caserío de la zona, La Nozal. Se entra por entre una casa y una cuadra, por una portilla que debemos cerrar, y se atraviesa la finca, que tiene un camino de acceso que viene de San Tirso. Al otro lado, otra portilla que también traspasamos.
En este punto se conecta el PR-AS 193 con el PR.AS 40, sendas de San Tirso, y suben ambos por las empinadas cuestas hacia la mina que hay más arriba y desembocan en la Campa del Trave, todo ello sin poner un pie en el pedal, llegando de esta guisa a lo alto del Cordal de Fayéu, por cuya columna vertebral discurre ya el GR 105.1, Ruta de las Peregrinaciones.
Se trata de una preciosa atalaya para observar con embelesada calma toda la bella panorámica que nos ofrece el citado pico: el Aramo al Oeste; al Sur, toda la cordillera Cantábrica, medio cubierta por la nieve; el Sueve asomando por el Este, y las nubes posadas encima de Peña Mayor, que impiden ver los Picos de Europa.
Todo el esfuerzo ha concluido, pues ahora toca descender con calma hacia las instalaciones del pozo Olloniego. Nos echamos pista abajo, ya sin marcas ni nadie que nos indique la dirección ni el peligro, aunque hay quien corona el pico Berrubia o la peña Salve, a cuyos pies tomamos un camino que baja un poco hacia atrás para luego entroncar con el que baja por el medio de lo que fue la explotación minera, por el monte Fayéu abajo, buscando la riega del mismo nombre.
La bajada es buena, aunque se va tornando difícil, pues la abundante piedra suelta y lo empinado del descenso hacen que alguno termine volando por encima del manillar.
Cada uno va bajando a su aire, hasta concluir de nuevo en la zona baja de las instalaciones mineras abandonadas y entroncar de este modo con el camino de subida, que tenemos que seguir, pero en bajada y en dirección contraria, hasta Olloniego.

Tipo de ruta: Circular.
Punto de salida: Vegalencia (Ribera de Arriba).
Punto de llegada: Vegalencia.
Puntos del recorrido: Padrún,Balmurián, Baíña, Loredo,Ablaña,La   Peña, La Vara,Campa del Trave, El Escobín.
Desnivel acumulado de ascenso: 1.180 metros.
Desnivel acumulado de descenso: 1.160 metros.
Horario: 5 horas y media

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de