Rutas y excursiones

Por los confines de Lena

5 votos

Cangas de Onís - Asturias

Emotivo itinerario que se inscribe en uno de los parajes más bellos del parque natural de Ubiña-La Mesa, en las estribaciones septentrionales de la sierra del Barradal
 

Oviedo, Ángel FERNÁNDEZ ORTEGA


Esta emotiva ruta montañera se inscribe en uno de los parajes más bellos del parque natural de Ubiña-La Mesa. La zona que se describe se localiza en las estribaciones septentrionales de la sierra del Barradal, amplio sector de la cordillera Cantábrica comprendido entre los puertos de Pajares y de La Cubilla. Este núcleo de montañas de apenas 15 km de longitud describe una quebrada línea fronteriza que delimita las comarcas de Lena y la cuenca leonesa del río Luna.


La ruta que proponemos es totalmente circular, en torno a los picos Fasgal, Cruz de Ciegu y Peña Cabrera, a cuyos pies tienen asiento las rústicas majadas lenenses de Cuadru, Fasgal y Pedrosu.


Iniciamos la marcha en el valle de Valgrande, en el lugar conocido como La Ablaneda, (1.120 m), ubicado en la parte de la autopista del GÜerna que alberga los servicios de mantenimiento de la misma. El camino señalizado bajo la denominación P. R. AS-93 se interna inicialmente por la margen derecha del arroyo del Fasgal, a la sombra de grandes ejemplares de acebos, con rumbo al Poniente. Muy pronto se cruza el cauce hacia la vertiente opuesta, prosiguiendo con sostenido remonte hasta superar los linderos superiores del bosque. Por la limpia campera seguimos avanzando hasta la braña de Los Cuadros, cuyas cabañas pastoriles se desparraman a una altitud media de 1.300 m. La senda continúa perceptible hacia la contigua majada del Fasgal (1.430 m), que, junto a la anterior, muestra los síntomas de actividad ganadera. Repentinamente la ladera se empina y el sendero asciende ostensiblemente hasta culminar en la collada de la Cruz de Ciegu (1.743 m), ubicada sobre los linderos territoriales de Castilla y León.


Desde la misma collada nos dirigimos hacia el Mediodía para acometer la corta ascensión al pico Fasgal, cuya modesta altitud (1.858 m) estácoronada por un buzón montañero. Disfrutamos en la cúspide de un hermoso panorama, donde sobresalen nítidamente las quebradas montañas del macizo de Ubiña. Hacia el oriente de esta montaña, bajo la cual se han horadado los dos túneles del Negrón, se elevan verticales paredones que apuntan al contiguo bosque de Valgrande.

Hasta aquí hemos recorrido unos cuatro kilómetros en apenas hora y media, cuando nos disponemos a continuar con la ruta prevista, que necesariamente nos obliga a retroceder hacia la collada anterior para después proseguir al Norte hacia el cercano pico la Cruz de Ciegu. Para ello hemos de seguir el rastro del camino real de La Cubilla que pasa rozando el vértice de esta montaña, que se corona con facilidad. La rebasaremos después por su parte superior siguiendo la traza de un sendero ganadero que baja precipitadamente hacia la collada Ánxeles, amplia abertura de la sierra de la Cruz del Ciegu que nos da paso al puerto de Cuayos.

La tímida senda pastoril se interna sobre un plano descendente hacia los pastizales, cuya cubierta vegetal comparte el territorio con erráticos peñascales. Las dolinas configuran el laberinto cárstico de esta comarca, que serámuy complicada de recorrer en caso de nieblas. Vamos directos a una cabaña restaurada en el reborde meridional del puerto y desde allícon rumbo a la collada de la Cabrera recorriendo el tramo distante. Un abrevadero constituye un buen punto de referencia en esta marcha, asomándonos seguidamente sobre el perfil cumbrero que vierte hacia la cuenca de Valgrande. Desde allíarranca el camino de retorno por el Pedrosu a La Ablaneda. Asomados a esta balconada, este mágico cuadro del parque natural de Ubiña-La Mesa tiene otro nuevo componente, como es la vecindad del bosque de Valgrande, pero independiente de éste, según recoge el PORNA. Más abajo las instalaciones del parque de maquinaria de La Ablaneda y la autopista A-66 rompen con la homogeneidad del bosque recuperando sus valores naturales más alládel cauce del río Barradal.


Decididamente bajamos al Pedrosu por el camino tradicional de pastores, el cual se escora tras un acusado desnivel hacia la izquierda bajo las verticales paredes de Peña Cabrera. Nos dirigimos seguidamente hacia el saliente contorneando la base de la montaña por su flanco meridional, descendiendo por un terreno combinado de hierbas y peñascales que salpica esta brava orografía. Esta braña es una las mayores que pueblan los puertos lenenses. Se emplaza a una altitud de 1.450 m y se reparte por un amplio rellano donde se levantan más de veinte cabañas, muchas de las cuales están en franco deterioro. Un cúmulo de valores etnográficos atesora este rincón con sus arcaicas cabañas de piedra mimetizadas en el paisaje, aunque hemos de señalar que alguna que otra cabaña rompe con la armonía general al observar algún tejado de chapa impactante. Tras rebasar este lugar el camino, inconfundible en su huella, nos conduce nuevamente hasta la braña Los Cuadros, donde retomamos el camino de ida que finaliza nuevamente en el aparcamiento de La Ablaneda. Se cumplen aquílos 9 km de recorrido, de fácil consecución, habiendo empleado unas cuatro horas de tiempo real.

RECORRIDO: La Ablaneda-Pico Fasgal-Cuayos-La Ablaneda
DURACIÓN: 4 horas
DISTANCIA: 9 kilómetros, con 738 metros de ascenso y descenso
DIFICULTAD: Media

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de