Domingo, 20 Octubre 2019

Noticias | Agenda

Mirada europea a un festival abierto

Representantes de Alemania, Austria y Holanda subrayan la importancia de la feria teatral gijonesa para intercambiar experiencias estéticas y abrir mercado
26-02-2013 23:00
0 votos
De izquierda a derecha, Jutta Staerk, Peter Hauptmann, Marie Raemakers y Rob Logister, ayer, en el Antiguo Instituto.

De izquierda a derecha, Jutta Staerk, Peter Hauptmann, Marie Raemakers y Rob Logister, ayer, en el Antiguo Instituto.

J. L. A.
La Feria Europea de Artes Escénicas para Niños y Niñas (FETEN) quiere responder, cada vez más, a la vocación continental que ha ido arraigándose en sus organizadores a lo largo de sus veintidós ediciones. Y a ese planteamiento respondió la convocatoria de ayer, moderada por Jorge Fernández León, ex viceconsejero de Cultura del Principado, para ver similitudes y diferencias en la escena de teatro infantil de Alemania, Austria y Holanda. Sus representantes coincidieron en que la cita gijonesa es fundamental para intercambiar experiencias escénicas, pero también para abrir mercado en tiempos en los que las ayudas públicas son menores y el respaldo de la Administración, aunque con diferencias notables dependiendo de cada país, empieza a ser más tibio por lo general de lo que lo fue hace sólo unos años.

Para Peter Hauptmann, director de la compañía austriaca «Karin Schäfer Figuren Theater», una feria como FETEN no sólo es importante para conocer el trabajo de otros grupos. «Es clave para el posible intercambio internacional; está logrando crear un mercado para que los grupos puedan tener un circuito por el que girar». El festival gijonés, que arrancó el pasado sábado y se alargará hasta el viernes, reúne a más de 450 profesionales, con representación de quince de las diecisiete autonomías españolas, pero también de ocho países.

Jutta Staerk, directora del teatro Comedia, de Colonia, FETEN adquiere un pese relevante al combinar el doble aspecto de «festival y de mercado»; es decir, se presenta como plataforma en el que los distribuidores pueden ver, analizar y contratar aquellas propuestas que resulten de su interés. «Es un formato que no tenemos allí (en Alemania)», añadió.

«Para nosotros es muy complicado movernos en otras ciudades (de Holanda), debido al tamaño del país, así que resulta muy bueno ver lo que se hace en otros lugares», señaló, por su parte, Rob Logister, que representa, junto a Marie Raemakers, a la compañía holandesa «Lichtbende».

Las dificultades presupuestarias están en muchas de las conversaciones de los profesionales que participan este año en FETEN. El discurso oficial de la Comisión Europea (CE) es el de la austeridad, que empieza ser la píldora para todo, incluida la cultura. Peter Hauptmann señaló, por ejemplo, que los grupos pequeños e independientes «tienen más problemas a la hora de sacar adelante sus espectáculos», al transferirse el dinero disponible a los grandes festivales y producciones. «Estéticamente se ha mejorado mucho en la escena infantil y juvenil, en parte gracias a los festivales dedicados a este sector». «Los recortes están provocando una reducción importante en el teatro infantil debido a que estos espectáculos son los que menos ingresos generan; el nivel del teatro en Holanda es muy alto», hizo resaltar Rob Logister. Jutta Staerk, buena conocedora de la escena alemana, uno de los países abanderados de la ideología de la austeridad, indicó que en su país hay también un problema serio por los recortes económicos. «El teatro para niños tiene una parte cultural y educativa importante», añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook