Lunes, 21 Octubre 2019

Noticias | Agenda

El teatro quiere ganar la calle

Programadores y distribuidores afirman que es clave «aguantar el tirón» frente a los recortes económicos en cultura y denuncian el intrusismo de los aficionados
28-02-2013 10:57
1 voto
De izquierda a derecha, Richard Torrens, Carmen Blasco y Roser Vila, ayer, en el Antiguo Instituto.

De izquierda a derecha, Richard Torrens, Carmen Blasco y Roser Vila, ayer, en el Antiguo Instituto.

«Compañías y programadores debemos aguantar el tirón». Son palabras de Carmen Blasco, programadora del Ayuntamiento de Zaragoza, que resumen la actitud de buena parte del mundo del teatro ante los recortes económicos en cultura impuestos por la Administración y la iniciativa privada desde el estallido de la crisis. Esa llamada a la resistencia activa y la denuncia por el intrusismo creciente de los grupos de aficionados, cubriendo parte de la programación que hasta ahora se encargaba a las compañías profesionales, son algunos de los subrayados del debate que acogió ayer el Antiguo Instituto, dentro de las actividades paralelas de la Feria Europea de Artes Escénicas para Niños y Niñas (Feten), bajo el epígrafe «Ocupemos la calle».

Blasco defendió junto a Roser Vila, distribuidora de espectáculos, y Richard Torrens, de GAAC (Gestió i Assessorament d'Actes Culturals), la importancia creciente de lo que la segunda de las citadas prefirió llamar «artes de calle». Los tres lamentaron que el mal tiempo de los últimos días, con mucha lluvia, impidiera ver los numerosos espectáculos de calle programados por los organizadores de Feten, aunque la principal oferta del festival gijonés está dirigida a los espectáculos de salas.

Vila, veterana de la actividad teatral en diversas facetas, se mostró como una firme defensora de las artes de calle: «Ahí no faltan espectadores; es el momento de convencer a los que tienen poder para que apoyen estas actividades». Y señaló que el objetivo ahora es «buscar complicidades»: «El calle es, además, punto de encuentro». «Vivimos malos momentos, y los espectáculos de calle son los "paganos" de la crisis, porque no hay posibilidades de ingresos, mientras que el teatro de sala tiene la taquilla», señaló Blasco, que ha llegado a programar espectáculos de calle para 80.000 personas. «Hay que ser optimistas y buscar nuevas fórmulas», terció Torrens. El debate fue moderado por el periodista Pedro Alberto Marcos, ex director del centro territorial de TVE en Asturias.

Si algo se ha puesto de manifiesto en los distintos coloquios que se organizan con motivo de Feten, certamen que reúne a más de 450 profesionales españoles y de otros países europeos, es cómo ha ido modificándose buena parte de la oferta de las compañías profesionales. «Ahora no toca hacer grandes producciones, y sí, más bien, espectáculos pequeños con poco gasto de producción», explicó Blasco. Ese cambio explica que Asturias sumara el año pasado más estrenos incluso que en 2011, con un número de funciones similar. Y algo evidente: algunos grupos que crecieron al socaire de las ayudas de la Administración, en los años de la bonanza económica, han desaparecido.

Vila puso el énfasis en la «competencia grave» que, a su juicio, hacen las compañías amateur a las de los profesionales, es decir, a las de personas que pagan la Seguridad Social y viven de su oficio. Es una situación que, como se puso de manifiesto en el debate, es posible por la anuencia y la complicidad de la Administración, que aprovecha los menores cachés de estos grupos de aficionados para cubrir la programación cultural reduciendo gasto. «Cuidado con el intrusismo que nos pisa el terreno, es un peligro», reiteró la distribuidora. «Y, además, es dinero que no revierte al erario público», apostilló Torrens.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook