Lunes, 22 Julio 2019

Noticias | Agenda

"Los niños necesitan cariño y saber que ellos pueden", afirma la pedagoga Del Pozo

La religiosa hace un llamamiento en el San Fernando a "no quedarse anclados" en modelos educativos del pasado
29-11-2016 02:15
0 votos
La madre Montserrat del Pozo, ayer, durante su conferencia en el colegio San Fernando. RICARDO SOLÍS

La madre Montserrat del Pozo, ayer, durante su conferencia en el colegio San Fernando. RICARDO SOLÍS

"Yo tenía un alumno muy difícil que me decía: mi padre no me quiere. Nunca ve el fútbol conmigo. Me harté tanto que fui a hablar con el padre, que sí que lo quería. Pero el niño no lo notaba. Lo único que necesitan los niños es el cariño y la confianza en que ellos sí pueden". La madre Montserrat del Pozo, pedagoga y experta en inteligencias múltiples, ofreció ayer una conferencia en el Colegio San Fernando, en el marco de los actos del 75.º aniversario. Y lo hizo con un llamamiento a profesores y a padres de "no quedarse anclados" en modelos educativos del pasado.

Y así, habló del paradigma del siglo XIX, que ejemplificó en un tren. "Nos da mucha seguridad, lo más importante es que todos vayan en el vagón, seguir los libros, hacer lo que dice el Ministerio". Después se pasó, en el siglo XX, a un paradigma más similar a un equipo de remo. "Hay un coach, que da ánimo, ya sabemos que los zurdos van a un lado y los diestros a otro, se valora que cada uno de lo mejor de sí mismo... algo hemos aprendido y hemos salido del vagón". Sin embargo en el siglo XXI el modelo es aún más ambicioso. Es el del descenso de un río en lanchas individuales. "Te meten en un río que cada vez baja de forma distinta y tú tienes que bajar poniendo en danza las competencias que tienes. Cada cual es quien dirige esa bajada". Y añadió: "Si llueve, el niño tiene que saber que tiene que coger paraguas, no quedarse a la puerta preguntando. A veces domesticamos a los niños". El reto del siglo XXI es conseguir que los chicos y las chicas bajen el río, "porque habrá gente que hará banquillo en el partido de la vida", que aprovechen su preparación y oportunidades y además tengan la certeza de que lo van a hacer bien.

Del Pozo, que ofreció una amena conferencia llena de ejemplos, continuó: "¿Alguien se dejaría operar hoy con la tecnología del siglo XIX? Pues eso es lo que pasa en Educación. En el campo educativo todo el mundo opera y además tenemos prácticas que hoy están obsoletas". Trabajar con claves como la flexibilidad, que ayude al estudiante a admitir que a lo mejor no trabaja en la especialidad en la que se ha formado académicamente, son importantes, advirtió.

La ponente hizo un alegato a favor de la capacidad que tienen todas las personas. "Es importante creer en la persona y creer en que todos somos modificables, todos los niños lo son. Hay personas que son muy difíciles, otras que son muy lentas en su proceso... Tenemos que ser capaces de tener una mirada distinta para cada niño".

Uno de los grandes peligros que pueden llevar a un adolescente a quedarse sin oportunidades es que sean caprichosos, siempre insatisfechos. "Es necesaria una alta tolerancia en la frustración, no que estén acostumbrados a la inmediatez de conseguir las cosas".

Por último, animó a los padres a "bajarse de la tarima", como ella misma hizo en la conferencia. Esa tarima es la de frases como "Tienes que hacer esto, lo otro, tu padre que tanto trabaja...", un discurso que no tiene éxito. "Es necesario diálogo y paciencia. Y hasta que no llevemos 10.000 horas con lo que tenemos no podemos hablar ni de éxitos ni de fracasos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook