Martes, 22 Mayo 2018
Rutas BTT

La novena del Mondigo

0 votos

Tapia de Casariego - Asturias

Partiendo de la localidad lucense de Ribadeo, los ciclistas de montaña pueden disfrutar, desde este alto, de la fusión de los límites de Asturias y Galicia en un largo abrazo de azul y verde

Oviedo, Víctor GUERRA

Hace ya un tiempo que venía oyendo cantos de sirena sobre la subida en BTT al Mondigo, un solitario promontorio que se yer- gue sobre la rasa costera, a caba- llo entre la frontera astur-galaica. Este año tuve la ocasión de acompañar a varios amigos ciclis- tas (Alfonso, Vito y Manolo) y de encontrarme con la sorpresa de ver allí a los queridos amigos del Club Poco a Poco de Mieres. Pu- de ciclar con todos ellos esta mo- desta ruta, donde un organizador como Marcelino y un Ayunta- miento como Ribadeo se desvi- ven por lograr que tal senda cons- tituya toda una fiesta para cada uno de los asistentes.
Lo cierto es que en este tipo de actividades lo fronterizo se dilu- ye en la alegría de descubrir pai- sajes nuevos y nuevos convecinos en esto del rodar por los caminos y caleyas bien sean asturianas o gallegas.


Así fue, tras un intenso desem- barco de clubes asturianos como Asturcón BTT, Poco a Poco de Mieres, Lin de Cubil de Pravia, BTT Pelayo y Triatlón de Ovie- do, junto con los clubes gallegos Eo, Pedal del Occidente, CC. De Barreiros, de Foz, de Vegadeo y Cambre, Los Coyotes o Machete Cubano, amén de individualida- des que conjuntaron un grupeto de unos 100 ciclistas.
La ruta tiene como objetivo no un novenario religioso, sino subir al promontorio del Pico Mondi- go. Atalaya desde la cual se divi- san tierras y mares astur-galaicos. Un abigarrado conjunto colorista de verdes y azules que nos invita- ron a salir a eso de las 10 de la mañana camino de tal peñón.
Tras una vuelta por la trama urbana de Ribadeo salimos en di- rección a Ove por la CP 52-07, que abandonamos para meternos por el carril asfaltado que va ha- cia Reverte, antes de llegar a tal núcleo giramos a la izquierda (4 km), metiéndonos en pleno ocali- tal subiendo a la vera de la riega de Villaselán, dirección Suroeste. Dejamos un ramal a la derecha y seguimos pista adelante variando este rumbo, a la altura de las Fon- tes del Lobo, la pista va tomando altura a base de revueltas que se dejan ciclar muy bien.
Los mierenses de Poco a Poco cierran el pelotón y siguen las buenas marcas dejadas por la or- ganización, ciclando a su ritmo entre los charcales que se van su- cediendo. Las liebres disputan, como casi siempre, los primeros puestos y el resto vamos disfru- tando del ritmo y del paisaje, pues es lo que nos queda.
Lo que vemos es un denso oca- lital que por algunos huecos nos deja entrever la marina lucense, y su amplia rasa de planas y verdes praderías.
Pasamos la zona de la Frador- ca y nos vamos por el camino de arriba, pues, de lo contrario, aca- baríamos en A Madanela (km 7.400), bordeamos el canto O Corno y por debajo del núcleo de Acevedo vamos cambiando rum- bos para poder ir ganando la subi- da al promontorio. Salvo por al- gunos rampones que exigen apre- tar el desarrollo, la ascensión es muy «prestosa». Tanto es así que me notaba algo apretado y es que llevaba el plato mediano con todo el desarrollo metido.
Los huecos entre los grupos se van haciendo cada vez mayores, pero no por eso el personal deja de disfrutar las vistas que va arro- jando la ascensión al Mondigo.
En las inmediaciones de las peñas Coroa y Pena, el trazado tiene hasta leves bajadas, para do- blar hacia el lugar de Cereixido, (9.500) y enfilar los durísimos cortafuegos donde los desarrollos restallan de la presión que se les mete. Coronamos los dos corta- fuegos a golpe de pedal, mientras vemos cómo algunos optan por subir empujando la bicicleta.
Superados los fuertes desnive- les ya sólo queda entroncar con la pista que sube al Mondigo, cum- bre de 569 metros de altitud, a la que llegamos tras pedalear unos 14,7 kilómetros en aproximada- mente 1 hora y 30 minutos.
Las vistas sobre la rasa costera astur-galaica y sobre los valles in- teriores son formidables. Tras el reagrupamiento necesario, un pe- queño «briefing» sobre la bajada que se va a realizar, o sea, que se bordea el monte y se toma en di- rección al núcleo del Mondigo. Descenso bonito, aunque peligro- so, pues el personal averiado se deja estar en medio de la pista y eso entraña muchos peligros para todos.
Entronque con la carretera LU- 133, (19,4 km) desvío hacia A Ponte, a la par mismo nos mete- mos por un camino que obliga a vadear el río Leroxo. Me quedo fotografiando los vados de la rie- ga con baños incluidos por las caídas. Finalmente me quedo des- colgado, pues han derivado a los más rezagados por la LU-133. Me avisa un motorista de los de cierre y remonto a toda pastilla por el reciente camino abierto, por parajes de cuevas y refugio de estraperlistas.
Consigo entroncar con la ca- rretera CP 52-04 en A Ponte y si- go con la tranca metida y todas las pulsaciones que soy capaz ha- cia As Batais, (km 21,1) la Iglesia (Cedofeita) y finalmente termino reintegrándome al final del pelo- tón, por zona muy bajeras, apenas estamos a 158 metros de altitud.
Un nuevo y divertido vado, el Calado de la Riega Grande, no presenta muchos problemas, y tras cruzar vamos ganando los núcleos de Muineiro, Somo, Sa y Salcedo, para cruzar la misma riega un poco más adelante, pero con una profundidad que nos lle- ga por los gemelos. Algunos lo- gramos pasar sin naufragar y re- montar hacia el lugar de As An- zas. Todo un sortilegio de caminos, pistas y carretiles asfal- tados que nos permiten ir ganan- do kilómetros por las amplias praderías lucenses, que apenas si están en esta zona a unos 50 me- tros de altitud. Los kilómetros ya se van dejando notar, así como el desnivel acumulado.
Una especie de bucle a la altu- ra de San Tomé, ya en pleno Ca- mino de Santiago, para bordear la riega de antes por el pontón medieval de As Talladas, (28,7 km). Vejez y misterio que des- prende el lugar y que muy bien nos explica Marcelino, el organi- zador que nos acompaña al pelo- tón de cierre, donde campea el maillot de Asturcón BTT y el de Poco a Poco.
En Os Carboeiros, ya rumbo Norte, cruzamos la carretera para ir por caminos hacia O Río de Ramos. Seguimos paralelos a la CP-52-04 hacia Valín y A Pal- meira (30 km). Ya se huele la ma- riña lucense y el final de la ruta, que se va haciendo algo más dura de ciclar pese a que apenas hay desniveles, pero un repaso a las coordenadas del GPS Garmin arroja luz sobre el cansancio, es- tamos a estas alturas con unos 1.020 metros acumulados de as- censo, y eso se deja notar en los músculos inferiores.
En A Palmeira ya cerramos el bucle dirección Noroeste para en- troncar con el punto de desvío en el tramo de ida, cerca de Ove. Ya sólo resta seguir el camino traído hasta este punto o quedarnos a las puertas de la villa de Ribadeo pa- ra degustar las viandas que nos ofrecen los organizadores y el disfrute de las fotos tomadas du- rante la ruta, que están para visio- nar en la web: www. ribadeo.org. Ha sido una feliz ruta con buen tiempo y buena compañía y por tierras que, pese a la cercanía, en general nos son muy desconoci- das. Esperamos repetir la ruta y emprender la décima edición al Mondigo. Que así sea y ustedes lo vean.

Tipo de ruta: Circular.
Salida y llegada: Ribadeo.
Longitud: 37 kilómetros.
Horario: 3 horas y 30 minutos.
Puntos de paso: Ove-Cereixido-Mondigo-Cedofeita-Somo-Salcedo-Os Carboneros-A Palmeira.

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de