Domingo, 23 Septiembre 2018
Rutas y excursiones

La sierra de Brañavalera

0 votos

Lena - Asturias

Esta cordillera lenense está encadenada por los Picos Escureo, Chagos y Manolete y está ubicada en los límites occidentales del concejo con una atractiva naturaleza que se caracteriza por una vistosa flora

Oviedo, Ángel FERNÁNDEZ ORTEGA
Esta cordillera lenense está encadenada por los picos Escureo, Chagos y Manolete y se ubica en los límites occidentales del municipio. Se integra en la larga lomera que desde la sierra de Porciles limita los barrancos de Naredo, Lindes y Güerna. De su abrupto cresterío cuelgan ásperos y forestados pliegues de espectacular geomorfología caliza que se asoma a los vientos del Güerna sobre la vertical de Campomanes. Su atractiva naturaleza se caracteriza por la profusión de una vistosa flora. Está representada generalmente por los árboles de hoja caduca que se intercalan con las matas de acebos tan abundantes en los prados naturales.
Esta singular naturaleza se caracteriza también por los numerosos vestigios de una rica cultura castreña, algunos de ellos situados al pie de los caminos como El Castiechu, localizado por encima de Tios, y otros como Corona, castro pastoril situado cerca de Campa La Gallina y bajo el pico Mayá Vieya en una zona alta y tradicional de pastoreo desde la época megalítica.
Todos estos valores y muchos más que iremos descubriendo han de enriquecer sin duda esta actividad lúdico-deportiva que hemos elegido.
Campomanes tiene su propio escaparate natural en Brañavalera. Este será el objetivo de esta excursión montañera que arranca un poco más arriba, concretamente en la aldea de Tios (550 m). Hasta aquí se llega por medio de una sinuosa carretera (LE-6) que desde el lugar conocido como El Moclín cubre la distancia de 2 Km que la separa de la AS-242.
Nuestra ruta arranca desde la iglesia de Tios por la hormigonada pista que afronta la dura pendiente. Discurre entre prados y a la sombra de grandes árboles que yacen bajo la dominante cúpula de la peña al paso por los recoletos lugares de Traviesu y Cavadiecha. Enfrente a esta última y tan sólo separados por la pista se sitúa El Castiechu, cuyos fosos defensivos se prolongan bajo la pista cubriendo el flanco meridional del asentamiento castreño. Después la pista con piso de tierra da un leve giro a la derecha prosiguiendo su cómoda marcha dibujada en los declives de la montaña. Atrás nos queda el cruce de un camino que procede de Valle y nuevas cabañas se asoman al paso de la ruta que de vez en cuando nos regala con fugaces asomadas sobre el valle de Lena.
Tras un recodo del camino nos presentamos en el paraje conocido como Fuentes, grupo de prados que se aglutinan en torno a su conocida fuente con abrevadero.
Más adelante una serie de revueltas ganan un promontorio por donde la ruta continúa con rumbo ascendente y ligeramente sesgado al Noroeste. Por este lugar, nuevos horizontes se van descubriendo sobre la cordillera Cantábrica y la sierra de Carraceo, cubriendo la espalda meridional del valle.
Con estas mismas premisas vamos ganando rápidamente altura hasta culminar en una especie de meseta herbosa y varios prados cerrados diseminados por el entorno. Una buena casería se sitúa a la vera del camino y el lugar, denominado Espines (1.100 m, 5 Km de recorrido), constituye una estratégica balconada hacia el valle lenense.
La escarpada ladera sur de Peña Chago descansa en esta mullida campera, último escalón de una ascensión directa a la cima. Nosotros hemos de proseguir pista adelante siguiendo su marcada traza que supera los últimos remontes del mayau de Brañavalera.
Un mar de mar de frondas y exuberancias alberga este apartado rincón de Lena alumbrado por su lustrosa pradería y el tupido bosque que lo cubre. Estamos en el mundo del acebu, lugar sin parangón en la geografía asturiana. Situado a 1.337 m de altitud, aquí finaliza la escabrosa pista tras 6 km de recorrido, llevado a cabo en dos horas.
Una fuente se sitúa en el umbral de la mullida campera, dibujándose por la misma numerosos senderos que propician un intrincado laberinto entre las matas de acebos. Algunos prolongan su marcha hacia el contiguo mayau de Cobertoria. Otros resuelven hacia el mediodía, remontando una vallina protegida por los espolones calcáreos de los picos Escureo y Chago.
Por esta vallina nos aproximaremos al espinazo de la Peña Chago, que se arquea de Norte a Sur sobre el espacio oriental. Al término de esta subida culminamos la recoleta campera situada en la base de las dos cimas. Tan sólo nos resta otra corta ascensión por la cómoda pero empinada grada occidental de la Peña Chago (1.477 m) para coronar el punto culminante de este gran hito de la geografía lenense.
La atrevida cima constituye una excepcional balconada hacia el marco incomparable de las Ubiñas que abarca el espacio occidental de esta atormentada orografía.
Llevamos caminando unas 3 horas y prescindiendo de las prisas nos acercamos hacia la conocida sima de Pozo Chagu que localizaremos muy cerca de la cima sobre las caídas meridionales. En seguida nos daremos de bruces con la hendidura que tiene una boca de entrada 8x6 m y una profundidad de 90 m. De nuevo en la cresta cimera comenzamos la descabalgada sobre el cresterío con tendencia noroeste hacia la campera de Chagu. Cercano a esta y sobre un montículo sobresale el mojón geodésico del pico Escureo de 1.483 m de altitud. Afortunadamente, ningún obstáculo físico nos impide coronar su cima, prolongando la excursión unos 20 minutos más y habiendo recorrido un total de 10 km.
El retorno a Tios se lleva a cabo por el camino de ida.

RECORRIDO:
Tiós-Braña de Brañavalera-Chago-Escureo-Tios
DURACIÓN:
5 horas y media
DISTANCIA:
20 kilómetros.
DIFICULTAD:
Media

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de