Rutas y excursiones

La Mesa Maín

0 votos

Cabrales - Asturias

La ascensión se realiza por el sendero GR-202, llamado Ruta de la Reconquista, una de las más atrayentes y cómodas que se pueden llevar a cabo por el macizo central de los Picos

Oviedo, Ángel FERNÁNDEZ ORTEGA


Los Picos de Europa constituyen actualmente un espacio social en el que sus habitantes han sabido conservar su propio medio natural, las tradiciones, su historia, la arquitectura tradicional de sus viviendas, su gastronomía y costumbres ancestrales. Son elementos que deben ser protegidos aplicando una seria política conservacionista ante la acelerada penetración de los hábitos urbanos que amenazan con devorar todo este legado natural. El disfrute de la naturaleza, la puesta en valor de su patrimonio y la nueva alternativa económica para las comarcas rurales que rondan su geografía en base a un turismo ecológico son importantes desafíos que debe afrontar por ese delicado filo entre conservar y disfrutar al mismo tiempo.


Geológicamente los Picos de Europa están caracterizados por el dominio absoluto de las calizas de montaña carbonífera. El relieve es muy abrupto, con una diferencia altimétrica que oscila entre los 75 metros de Urdón a orillas del río Deva y los 2.649,6 metros que culminan en el pico Torrecerredo.


Dentro de su amplio perímetro geográfico se lleva acabo actualmente la señalización de 30 rutas montañeras elegidas entre los múltiples itinerarios que se dibujan en su intrincada orografía. Fueron planificadas de manera racional combinando el conocimiento del territorio de abundante y variado patrimonio natural y evitando la masificación de zonas concretas que tanto daño hacen al ecosistema.
La ruta propuesta, designada como sendero GR-202, Ruta de la Reconquista, es una de las más atrayentes y cómodas que se pueden llevar a cabo por el macizo central de los Picos. Arranca en el kilómetros 10,5 de la carretera CA-1, que une las localidades de Poncebos y Sotres. Justamente en ese lugar, conocido como La Curvona (920 metros) y sobre una cerrada curva, abordamos la pista de acceso a los puertos de Áliva. La seguimos un corto tramo hasta los invernales del Texu, donde tomamos el desvío hacia el cauce del río Duje. Lo cruzamos por el puente de Moyeyeres, siguiendo la huella de la pista de acceso a Pandébano. Tras una costosa ascensión, seguimos su curso por una sucesión de majadas hasta finalizar en el aparcamiento próximo a la majada de Caneo. Aquíabandonamos la pista, abordando un sendero que surge a la derecha de la marcha y traspasa un conjunto de vetustas cabañas. El sendero asciende en dirección a la majada de Sotarraña, grupo de cabañas cuya singular arquitectura se integra plenamente en su entorno calizo. Elevándonos por encima de la misma, el sendero se bifurca en dos direcciones, ambas con destino a la cima de Maín. Si nos dirigimos por el ramal de la izquierda, este itinerario afronta la ascensión por una caótica orografía donde predomina una sucesión de hoyas y promontorios, hasta que repentinamente asoma por el horizonte septentrional el vértice geodésico de la peña. Si elegimos el camino que arranca por nuestra derecha, el sendero, muy marcado él, asciende ligeramente escorado hacia el Oriente hasta que se introduce en un bosque de hayas. Al término del mismo, cambiamos el rumbo al Poniente, pasando a la vertiente norte del pico Cabecina Quemada, que es la antecima de La Mesa Maín. Por ahículminamos la ascensión del pico cuya altitud raya los 1.609 metros. Hemos coronado la cima tras unas dos horas de marcha.


Desde este mirador natural se contemplan las mejores panorámicas del Picu Urriellu y su cohorte de agujas que lo rodean. Descenderemos, como la mejor alternativa, a la majada de Caneo, donde tomamos contacto con la pista que finaliza en el cercano aparcamiento. Después tomamos contacto con un marcado camino que marcha desde el mismo, el cual finaliza en el collado de Pandébano tras otro tramo de ascensión (5 kilómetros en 2 horas y 30 minutos de marcha).


Sin cambiar el sentido de la misma, atravesamos la limpia campera hacia la vertiente de Bulnes, en medio de una abrumadora naturaleza de caliza dominada por el Naranjo y sus satélites. Llaneando, vamos directamente a la majada de Jabariega, donde elegimos el camino superior que profundiza hacia la invernal de Arnandes. Atraviesa ésta, y el sendero camuflado entre la herbosa ladera desciende al cauce del arroyo Jelguera. El camino se interna después por la angostura del valle y hasta el estrangulamiento del Castiellu, tras el cual el camino empedrado desciende al pueblo de Bulnes sin ninguna dificultad (8 kilómetros en 3 horas 10 minutos de marcha).


Tras una parada proseguimos con el descenso a Poncebos por el remozado acceso que pasa por la boca superior del funicular. La ruta se ajusta después al camino tradicional de Las Salidas de Bulnes, a cuyo término, y tras cruzar el río Cares por el puente de La Jaya, alcanzamos Poncebos, punto final del recorrido. (11,5 kilómetros en 5 horas de marcha).


Datos de interés:
El itinerario, aunque es factible realizarlo en todas las épocas del año, se recomienda llevarlo a cabo entre la primavera y el otoño. Se necesita un vehículo de apoyo para el traslado del montañero al punto de inicio. Presta servicio el funicular Bulnes-Poncebos, que funciona desde septiembre de 2001 y tiene un precio estipulado de 15 euros (2.500 pesetas) ida y vuelta.

RECORRIDO: Sotres-PandébanoBulnes-Poncebos.
DURACIÓN: 5 horas.
DISTANCIA: 11,5 kilómetros. 312 metros de desnivel. 994 metros en descenso.
DIFICULTAD: Media.

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de